Cómo planificar un Baby Shower en un restaurante

Cómo planificar un Baby Shower en un restaurante

Con tantos tipos diferentes de restaurantes que existen, de seguro encontrarás uno que se adapte al estilo y presupuesto: un café íntimo, una casa donde sirven carne, un bistró francés, una pizzería, un lugar donde sirven fideos japoneses, una taquería mexicana, etc.

Cuando se planifica un Baby Shower en un restaurante, debes tener en cuenta si tiene un salón de fiestas o un área separada que pueda acordonar para lograr mayor privacidad e intimidad. Observa el espacio y determine si hay un lugar donde colocar los regalos y obsequios abiertos. Si bien los juegos no son necesarios, si quieres organizarlos, asegúrate de que haya espacio suficiente. También es una buena idea considerar el lugar, el estacionamiento y el transporte público. El lugar, ¿les resulta fácil de encontrar a los invitados? Y, ¿cuenta con espacio para que estacionen sus autos? No olvides además de asegurarte de que los baños sean apropiados.

Por supuesto, es probable que la comida sea el tema central en este tipo de Baby Shower. Por lo tanto, préstale una atención especial al menú. Si no has cenado allí en alguna oportunidad, prueba la comida antes de tomar la decisión final. La comida se puede servir de una o dos maneras: con los invitados sentados o de pie en torno a un bufé. Si optas por tener los invitados sentados, considera la posibilidad de ofrecerles la opción de dos o tres platos, en lugar de lo que les permite ordenar el menú principal.

Una vez que hayas elegido el restaurante, asegúrate de los detalles, preferentemente por escrito. Un contrato para un evento en un restaurante debe incluir:

• La fecha del Baby Shower.

• La hora de inicio y de finalización.

• El área del restaurante que hayas reservado.

• El menú.

• El costo (esto puede tratarse de una estimación o de un mínimo y se puede establecer un precio por persona).

• El monto del depósito o anticipo si es necesario.

• El plazo para el cálculo definitivo de invitados.

• Los pedidos especiales (por ejemplo, las flores o velas para las mesas, el sistema de sonido para reproducir música).

• La política de cancelación (esto es especialmente importante ¡en caso de que se adelante el nacimiento del bebé!).

Por último, para evitar confusiones o incomodidad al finalizar un Baby Shower, hazle saber al gerente a quién le entregará la factura al final del evento o arregla pagarlo por adelantado. También pregunta en cuanto a la política de propinas (con frecuencia, en el caso de grupos grandes se incluyen las gratificaciones de manera automática).

Si bien organizar un Baby Shower en un restaurante puede parecer una opción muy cara comparado con una fiesta en una casa, lo que ahorra en tiempo y energía, por no mencionar el costo de comprar la decoración, alquilar las mesas y sillas y adquirir la comida, puede hacer que valga la pena.

También te puede interesar:

Pañales

Pampers Pants

Sube como calzoncito, hasta 12h* sequito.