Prevención de quemaduras en niños

Las quemaduras son dolorosas y dañan la piel de tu pequeño. Puedes hacer lo siguiente para ayudar a evitarlas:

  • Mantén el mango de ollas y sartenes calientes hacia adentro de la cocina en todo momento, incluso cuando creas que tu hijo no está cerca.

  • Cubre los calentadores y parrillas de la cocina o coloca una barrera .

  • Tapa las chimeneas, parrillas y cualquier lugar de tu casa que tenga superficie caliente.

  • Configura el calentador de agua a la menor temperatura posible para evitar accidentes.

  • Prueba la temperatura del agua del baño con la parte interior de tu muñeca o codo antes de introducir a tu niño, ya que esta es una parte sensible de nuestra piel.

  • Coloca grifos de agua con cierres de seguridad para evitar que tu hijo se enjuague con agua muy caliente.

  • Saca los cables eléctricos del camino.

Si tu hijo se quema y le salen ampollas, tiene una quemadura de segundo grado. Llévalo al médico para que reciba el tratamiento adecuado. Las quemaduras en las manos y la cara de tu pequeño también exigen atención especial, así que no dudes en inspeccionarlas, incluso si son pequeñas.

Sobre el contenido aquí publicado

La información de este artículo se basa en las recomendaciones de expertos que se encuentran en fuentes rigurosas: médicas, institucionales y/o gubernamentales. En ninguna circunstancia, el contenido de esta página debe reemplazar las sugerencias médicas y/o de especialistas. Es responsabilidad del lector siempre acudir a los profesionales para obtener orientación precisa. Para más información de nuestros lineamientos editoriales, consulta el apartado Ética Editorial de Pampers®.