Mujer embarazada con síntomas de trabajo de parto

Si bien no hay una sola serie de acontecimientos determinados, hay algunos primeros síntomas de trabajo de parto. No todas tienen estas señales, pero si es tu caso, hay muchas probabilidades de que tú y tu bebé estén por verse por primera vez.

“La noche anterior a empezar el trabajo de parto, tuve una enorme ola de energía y tuve una sesión exhaustiva de aseo de la casa; menos de 24 horas después, conocí a Lola por primera vez.”

Sandra, mamá de Lola, de 8 meses

Si quieres conocer tu fecha estimada de parto, consulta nuestra Calculadora de Embarazo para que te vayas preparando para la llegada de tu nene. 

Síntomas del trabajo de parto

Aligeramiento

Esto ocurre cuando tu bebé se asienta en tu pelvis, puede ser unas semanas u horas antes del parto. Se denomina aligeramiento porque el bebé no hará presión contra el diafragma y podrás respirar más fácilmente; puede que también sientas la necesidad de orinar con más frecuencia.

Pérdida del tapón mucoso

Puede que notes una secreción rosácea o con vetas de sangre. Esto es del tapón mucoso que sellaba el cuello del útero durante el embarazo. Puede ocurrir hasta dos semanas antes de que comience el trabajo de parto.

banner lista baby-shower D

Rompimiento de la bolsa

A pesar de que lo ves en películas, la mayoría de las mujeres no tiene un enorme chorro de agua. Puede sentirse como un estallido, o más bien un hilito de agua. De cualquier manera, si sospechas que has roto la bolsa, avísale a tu doctor o partera (matrona) enseguida.

Contracciones

Las contracciones tempranas pueden parecer dolores menstruales que se sienten cada 20 a 30 minutos.Se vuelven más frecuentes gradualmente. Cuando ocurren cada tres a cinco minutos, estarás en trabajo de parto activo. Para controlar el tiempo de tus contracciones, anota la hora exacta a la que comienza (intervalo) y cuánto dura (duración).

¿Te gustaría conocer más acerca de todas las etapas del parto? Ingresa aquí y suscríbete gratis a nuestro Curso de Preparto. 

Sobre el contenido aquí publicado

La información de este artículo se basa en las recomendaciones de expertos que se encuentran en fuentes rigurosas: médicas, institucionales y/o gubernamentales. En ninguna circunstancia, el contenido de esta página debe reemplazar las sugerencias médicas y/o de especialistas. Es responsabilidad del lector siempre acudir a los profesionales para obtener orientación precisa. Para más información de nuestros lineamientos editoriales, consulta el apartado Ética Editorial de Pampers®.

Fuentes