using-traditions-to-name-your-baby

Usando las tradiciones para nombrar a tu bebé

Ah, el nombre perfecto para bebé. Debe existir algún tipo de fórmula, una receta infalible para obtener un éxito rotundo en la búsqueda de nombres.

Aquí está nuestra receta: combinamos el apellido irlandés/inglés de mi esposo con un nombre con una pronunciación judía que reflejara mi identidad cultural y no fuera tan difícil de pronunciar para los estadounidenses. Después, agregamos un segundo nombre en honor a la memoria de mi abuela recientemente fallecida.

El nombre fue de agrado general debido a que todos tenían algo que decir al respecto.

Parecía ser que se nos había ocurrido de una forma muy sencilla, pero la verdad es que existen muchos lugares diferentes en los que se puede buscar inspiración cuando llega el momento de elegir un nombre para el bebé. Muchas tradiciones para recurren a los árboles genealógicos, la historia nacional e incluso de la cultura popular.

Honrar a un pariente

Una forma tradicional de encontrar el nombre para tu bebé es nombrar a tu pequeño como un pariente. Muchas culturas siguen este estándar para nombrar a los bebés, pero puede conformarse de diferentes maneras: utilizando la primera inicial o exactamente el mismo nombre de una abuela o abuelo amados, o utilizando el nombre del apellido de soltera.

Es más sencillo que encontrar un nombre, aunque también lo puede hacer más difícil, si el nombre es extraño (Wellford, para el nombre de niña), o si cuatro primos ya tienen ese nombre.

¡Busca en todas partes!

Hoy en día, los padres se inspiran en estrellas de rock, personajes de libros o películas, personajes históricos, escritores famosos, santos, herencia cultural, ¡e incluso constelaciones!

Algunos padres simplemente inventan sus propios nombres para bebé, como Mareau y Thaura, mis vecinos; o Janicxa y Camajerie, en la escuela de mi hija.

La prueba final

Con el propósito de tener más ideas, existen miles de libros, páginas de internet e incluso páginas de internet generadoras de nombres que hacen sugerencias basadas en tus gustos. Cuando tengas tu lista de los nombres finalistas, imagínate a ti misma en la puerta trasera llamando a este niño a cenar. Si no es fácil de pronunciar, regresa a tus musas y ¡vuelve a intentarlo!

También te puede interesar: