A167_2

Desarrollo de bebés prematuros

Muchos bebés prematuros tienen dificultades para permanecer despiertos, para captar miradas y sonidos, y para responder positivamente al tacto. Un bebé prematuro usa mucha de su energía para comer, crecer y bloquear la luz y los sonido intensos, y le queda muy poca energía para la interacción social.

Algunas veces, los padres se sienten incompetentes si no son capaces de establecer contacto visual o de sentir el vínculo especial que se debe crear al tocar y mirar a su bebé; pero quédate tranquila, estas primeras dificultades son normales.

Deja que tu bebé sea tu guía en la interacción

Quizás al principio cuando intentes mirar a tu bebé o hablar con él, puede mirar hacia otro lado, quedarse dormido o aflojarse. Tu bebé te está mostrando que no está listo para mirar, escuchar y moverse, todo al mismo tiempo. En ese caso, limita tu interacción y simplemente deja que tu bebé mire tu rostro. Más adelante, puedes usar una voz suave y de susurro para animarlo a seguir el movimiento de tu cabeza mientras la mueves suavemente de lado a lado. Pero por ahora, respeta las señales de tu bebé y mira hacia otro lado o quédate en silencio. Le estás dando un descanso para que se prepare para más acción. La alimentación es un momento particularmente difícil para muchos bebés prematuros porque se necesita mucha concentración y organización para comer, mirar y escuchar. La mejor estrategia en este momento es estar en silencio. Tu bebé te indicará cuando pueda recibir más estímulos.

Cómo comprender las señales de un bebé prematuro

"Estoy abrumado" indica que un bebé prematuro necesita aminorar la marcha o tomar un descanso, e incluye lo siguiente:

  • respiración más rápida o pausas en la respiración
  • contracción de los músculos abdominales (como si estuviese defecando)
  • palidez o enrojecimiento de la piel
  • bostezos
  • hipo
  • cambio en la tensión corporal, como extender las piernas o los brazos o quedarse flojo
  • movimientos espasmódicos repentinos, contracciones, sobresaltos
  • arqueamiento
  • sacar la lengua
  • ponerse irritable y permanecer así durante un largo tiempo
  • mirar hacia otro lado durante la interacción social
  • dormirse cuando tendría que estar despierto

" Estoy listo" indica que un bebé está más organizado y capacitado para manejar la información entrante, lo que incluye lo siguiente:

  • ritmo de respiración estable
  • color de piel estable
  • movimientos suaves de los brazos y las piernas
  • estado de alerta en silencio
  • mirar fijamente un rostro o un objeto
  • quedarse dormido y dormir con tranquilidad en los horarios adecuados de manera que tenga energía cuando esté despierto para asimilar información

Otros consejos útiles para brindar apoyo a tu bebé prematuro:

Bríndale un entorno tranquilizante

Tu bebé puede ser sensible a la luz, el sonido o las nuevas experiencias, por eso presta especial atención cuando esté cansado o tratando de concentrarse en habilidades difíciles tales como alimentarse o escuchar tu voz. Presta atención a los lugares o las situaciones que tienden a ser agobiantes para él e intenta evitarlos. El simple hecho de llevarlo a un restaurante puede resultar un estímulo demasiado sensorial; es posible que necesite más tiempo y madurez para poder manejar todos los estímulos que un paseo así implica.

Presta atención al paso y al ritmo

Respeta la necesidad que tiene tu bebé de despertarse solo. Los bebés prematuros se esfuerzan por organizar sus patrones de sueño y vigilia. Además, lidian con la atención de las diferentes personas. Estate atenta a señales de que está listo para jugar, pero asegúrate de brindarle pausas cuando necesita recuperarse o hacer una siesta.

Ofrece continuidad y predictibilidad

Al igual que la mayoría de los adultos, los bebés necesitan saber qué viene después. Los tranquiliza y los ayuda a tener un mejor desempeño. Tener una rutina diaria fija, con el mismo cuidador y poner el bebé a dormir en la misma cama son ejemplos de cómo se les puede crear un mundo organizado y predecible. Esto los ayuda a sentirse seguros para que puedan relajarse y aprender nuevas habilidades con mayor facilidad.

Complementa los esfuerzos de tu bebé para progresar

A medida que crecen, los bebés aprenden a hacer nuevas cosas por sí mismos y sienten el placer del logro. Independientemente de lo pequeños que sean los intentos por calmarse, succionarse una mano, por ejemplo, resultan gratificantes y sientan una base para más intentos. Un bebé prematuro puede necesitar ayuda adicional. Una forma de hacerlo es sostener su hombro para que pueda mover la mano hacia la boca para succionarla con mayor facilidad. Otra forma es usar tu brazo para hacer que se tome el pie y así se sienta más estable. Estos pequeños gestos de apoyo tienen un gran impacto en los logros de tu bebé.

Manipúlalo y posiciónalo con cuidado

Cuando tu bebé está despierto, es importante que lo muevas de forma suave y lenta. Los bebés que nacieron antes de tiempo todavía están esforzándose por moverse lentamente y evitar que sus brazos y piernas queden colgando o extendidos. Deberás sostener a tu bebé muy cerca de ti para que pueda sentir el apoyo y la calidez de tu cuerpo o envolverlo en una manta hasta que sus movimientos sean más direccionados y controlados. Los bebés prematuros algunas veces tienen dificultades con los movimientos rápidos, y es probable que veas señales de "Estoy abrumado" cuando lo muevas rápido o sin una manta o apoyo.

Presta atención a las estrategias propias del bebé para ser más organizado. Entre otras:

  • tomar y aferrarse a las mantas, a tu dedo u a otros objetos
  • sujetarse con los pies a la ropa de cama
  • colocarse las manos sobre el rostro o en la boca
  • succionar un chupete o un dedo
  • acurrucar el cuerpo flexionando los brazos y las piernas hacia adelante

Pronto te familiarizarás con las formas especiales que tiene tu bebé para comunicarse y podrás darle la ayuda que necesita para interactuar con el mundo.

También te puede interesar: