A131_2

Toda la información sobre el nacimiento prematuro

En la actualidad, aproximadamente uno de cada diez bebés nacen prematuros y los conocimientos científicos y médicos avanzan cada día.

¿Cuándo se considera que un bebé es prematuro?

Un embarazo a término dura aproximadamente 40 semanas desde el primer día del último periodo menstrual de una mujer, pero un parto dentro de las semanas 38 a la 42 todavía se considera a término.

Cuando un bebé nace a las 37 semanas o antes, se considera que es prematuro y el nacimiento es antes de término.

¿Cómo se calcula la edad del bebé prematuro?

La edad gestacional de un bebé prematuro es el número de semanas completas en el útero al momento de nacer, según las fechas del periodo menstrual de la mamá y las características madurativas del niño al nacer. La edad cronológica es el tiempo real a partir de su nacimiento. La edad corregida es la edad cronológica corregida según la prematuridad. La edad corregida se utiliza comúnmente al hablar del desarrollo del bebé, pero la edad cronológica es la mejor para calcular el momento de las visitas médicas y las vacunas.

¿Cuáles son las causas del nacimiento prematuro?

Los factores de riesgo representan aproximadamente solo la mitad de los casos de partos prematuros. Estos incluyen infecciones, tales como infecciones urinarias, enfermedades respiratorias e infecciones vaginales. Es por eso que las pruebas realizadas con cultivos son importantes. El tratamiento, ya sea antes o durante el parto, puede prevenir la transmisión de la infección al bebé. Las enfermedades de las encías y las enfermedades virales no detectadas también están vinculadas con el aumento de la tasa de nacimientos prematuros.

Nacimientos múltiples

El embarazo de gemelos, trillizos o más hijos rara vez llega a término. Los mellizos tienen una probabilidad del 25 % al 50 % de nacer antes de término y, a partir de allí, las probabilidades aumentan a mayor cantidad de bebés haya en el útero.

Irregularidades congénitas

El ultrasonido puede ayudar a identificar a los bebés con irregularidades en el desarrollo, que pueden ocasionar un parto prematuro. Si el feto necesita una intervención antes de la fecha de parto prevista, se puede planificar un parto prematuro.

Condiciones de la madre

Las mamás con anomalías en el útero o en el cuello del útero; las enfermedades crónicas como una enfermedad renal, preeclampsia/eclampsia (una enfermedad relacionada con la hipertensión en el embarazo) o diabetes; o el daño en la placenta, por lo general, requieren de un parto prematuro. El parto puede ser por cesárea o inducido para garantizar el bienestar de la madre o el bebé.

Existen otros factores que se han relacionado con un incremento en la tasa de partos prematuros.

Entre ellos, se encuentran los siguientes:

  • Mujeres que han tenido un parto prematuro anteriormente.
  • Mujeres que quedan embarazadas a tan solo seis semanas o menos de un nacimiento anterior.
  • Mujeres que tienen bajo peso al momento de la concepción o que aumentan menos de 20 libras (9 kilos) durante el embarazo.
  • Madres muy jóvenes o mujeres mayores de 40 años.
  • Mujeres que trabajan de pie hasta las últimas instancias del embarazo, realizan trabajos pesados o que están sujetas a un gran estrés físico o emocional.

Mitos sobre el parto prematuro

En la gran mayoría de los casos, no hay nada que se pudiera haber hecho para evitar un parto prematuro. Aun así, entre los mitos más comunes y que poco tienen que ver con un parto prematuro se encuentran los siguientes:

  • tener relaciones durante el tercer trimestre
  • preocuparse
  • tener pensamientos negativos
  • pelear con la pareja
  • viajar en avión
  • alimentarse mal
  • nadar

El parto

Alrededor del 20 % de los bebés prematuros nace de forma programada (tiene un parto planificado) debido a la condición del niño o de la madre y, para evitar el estrés del parto, en algunos nacimientos se induce el trabajo de parto. Otro 30 % tiene un parto prematuro después de la ruptura de membranas y, aproximadamente, la mitad de todos los nacimientos prematuros tienen lugar después del comienzo del trabajo de parto prematuro.

Se inicia el trabajo o se propone un parto por cesárea si el niño está en peligro.

Si la mamá presenta una condición de alto riesgo o el nacimiento prematuro es inminente, es posible que se la traslade a un centro de alto riesgo para el parto. Allí se atienden tanto las necesidades de la mamá como las de su bebé, que necesitará atención muy especializada.

Prevención de la prematuridad

La prevención de los nacimientos prematuros no es posible, pero una buena atención prenatal y una buena atención médica entre los embarazos pueden ayudar a reducir la incidencia.

Las mujeres con una condición de alto riesgo o con cualquier enfermedad crónica o aguda deben consultar a su médico desde un primer momento y con frecuencia. Una buena nutrición, un aumento de peso adecuado y no fumar ni consumir drogas también reducen la tasa de partos prematuros, al igual que el diagnóstico certero de infecciones leves.

También te puede interesar: