La Organización Mundial de la Salud (OMS) detalla que la lactancia materna es una de las formas más eficaces de garantizar la salud y la supervivencia de los niños. Y es que, entre los beneficios de la lactancia materna para el bebé están: es el alimento ideal para los lactantes. Es segura y limpia y contiene anticuerpos que protegen de muchas enfermedades propias de la infancia. Además, suministra toda la energía y nutrientes que un bebé necesita durante los primeros meses de vida, y continúa aportando hasta la mitad o más de las necesidades nutricionales de un niño durante la segunda mitad del primer año, y hasta un tercio durante el segundo año. 

Los niños amamantados muestran un mejor desempeño en las pruebas de inteligencia, son menos propensos al sobrepeso o la obesidad y, más tarde en la vida, a padecer diabetes. Las mujeres que amamantan también presentan un menor riesgo de padecer cáncer de mama y de ovario. 

Amamantar a tu bebé prematuro

Con un bebé prematuro en la UCIN o recién instalado en casa, es posible que estés demasiado cansada o estresada para pensar en amamantarlo. Pero debes saber que los beneficios de la lactancia materna en prematuros son diversos en la salud, y no es demasiado tarde (ni demasiado pronto) para empezar. 

Los estudios han demostrado que la leche materna contiene anticuerpos que protegen a los bebés de las infecciones, lo que es especialmente importante para los bebés prematuros con sistemas inmunitarios débiles o comprometidos. La leche materna también contiene proteínas, grasas y azúcares naturales que son más fáciles de digerir que los de la leche de fórmula para bebés prematuros. 

También se ha demostrado que la leche materna favorece el desarrollo del cerebro. Por último, pero no por ello menos importante, la lactancia fomenta un vínculo especial entre tú y tu bebé.

Nuestra esperanza para nuestros prematuros no es simplemente el aumento de peso o el crecimiento en tamaño, sino que continúen su camino hacia una maduración óptima del neurodesarrollo.

Dr. Wakako Eklund, (Enfermera Especializada en Neonatología)

Para facilitar la lactancia, sobre todo en el caso de un bebé prematuro que puede no tener la fuerza suficiente para amamantar al principio, es posible que tengas que extraer leche materna. Por eso hablaremos un poco de la extracción de leche, antes de entrar en la lactancia directa más adelante.

Amamantar a un bebé prematuro: Qué necesitarás para extraer leche materna 

A veces no es posible amamantar directamente a un bebé prematuro al principio. Esto puede deberse a que su bebé prematuro aún no ha desarrollado la capacidad de coordinar la succión, la deglución y la respiración necesarias durante la alimentación, o la fuerza necesaria para amamantar. También es posible que tengas que sacarte leche para estimular el flujo de leche y mantener el suministro para que tengas suficiente leche extraída para tu bebé.

Esto es lo que necesitarás para extraer leche materna:

  • Sacaleches. Necesitará un sacaleches eléctrico de calidad hospitalaria y totalmente automático. En la UCIN habrá sacaleches que podrás utilizar mientras tu bebé esté allí; pregunta al personal sobre el alquiler de uno para usar en casa. También puedes preguntar a tu médico sobre los recursos locales. Por ejemplo, si tienes una oficina local de WIC, puedes preguntarles sobre el alquiler. Puedes comprar un modelo ligero y portátil si lo vas a necesitar más adelante cuando vuelvas al trabajo. Un sacaleches de doble puerto estimula tus pechos simultáneamente y es más eficaz para extraer la leche que un sistema de un solo puerto.

  • Kit de accesorios para sacaleches con copas dobles y tubos que se adaptan al sacaleches

  • Pequeños biberones estériles para bebés prematuros con tapones de rosca/tapones suministrados por el hospital

  • Toalla pequeña y limpia

  • Nevera pequeña para transportar la leche congelada

  • Sujetadores de lactancia

  • Cojines de lactancia (desechables o lavables)

  • Bocadillos saludables y mucha agua 

Dar el pecho: Guía de extracción de leche paso a paso 

Empieza a sacarte leche lo antes posible después del parto con la ayuda de una enfermera o asesora de lactancia del hospital. Estas primeras sesiones de extracción producirán una sustancia llamada calostro, que es una leche de alta calidad que proporciona una nutrición esencial para los primeros días de vida de tu bebé. Deberás extraer leche para tu bebé prematuro cada tres horas aproximadamente y, al cabo de unas semanas, es probable que produzcas unas 25 onzas de leche al día.

A continuación te indicamos algunos pasos fáciles de seguir para cuando te dispongas a sacarte leche:

  • Busca un lugar habitual para sacarte leche que sea privado, limpio, cómodo y, preferiblemente, que esté cerca de un lavabo. La sala de neonatos del hospital suele tener una habitación designada, o busca un lugar tranquilo en tu casa.

  • Lávate las manos y relájate con música relajante y una foto de tu bebé.

  • Masajea tus pechos para ayudar a que comience el flujo de leche.

  • Conecta la máquina, los tubos, las copas dobles y los biberones estériles. Coloca una copa en cada pecho y extrae la leche de ambos pechos simultáneamente durante 10 ó 15 minutos. Empieza con una potencia baja y luego sube a la máxima potencia cuando la leche fluya bien. Sentirás un cosquilleo o un breve ardor cuando la leche empiece a fluir.

  • Retira las botellas del tubo. Divide la leche en biberones estériles separados de una onza cada uno (eso es todo lo que tu bebé necesita para cada toma en estos primeros días).

  • Etiqueta todos los biberones con el nombre de tu bebé o el número de registro del hospital. Comprueba la política de etiquetado de la guardería de tu hospital para evitar que se deseche la leche.

  • Limpia los vasos del sacaleches y vuelve a lavarte las manos.

Lactancia materna: Almacenamiento, transporte y alimentación

Siempre que sea posible, puedes dar a las enfermeras leche fresca para la alimentación de tu bebé; pregúntales a ellas, o a tu asesora de lactancia, cuál es la mejor manera de almacenar la leche en casa y cómo llevarla a la UCIN. La alimentación de los recién nacidos prematuros suele comenzar con la alimentación por sonda, en la que el bebé se alimenta con pequeñas cantidades a través de una sonda desde la boca o la nariz hasta el estómago. 

Pide consejo a las enfermeras para que le den al bebé algún tipo de estimulación oral con una tetina de goma o con el dedo, así como algún contacto piel con piel contigo durante estas tomas. Simular la lactancia materna de este modo puede facilitar la transición para ambos más adelante.

Lactancia directa de bebés prematuros

Cuando el personal médico decida que estás preparada para comenzar la lactancia directa, ¡felicidades! Es una señal de que tu bebé está progresando bien y de forma saludable en su desarrollo. El personal ha estado controlando a tu bebé prematuro para asegurarse de que se encuentra en un estado estable, puede respirar bien y muestra señales de alimentación oral. 

Se recomienda que la mamá amamantando masajee su pecho para estimular la producción de leche y luego pide a la enfermera o asesor de lactancia que ayude a que el bebé se agarre del pezón. Ten en cuenta que si el flujo de leche es demasiado fuerte, puede resultar abrumador para tu pequeño, haciéndole balbucear. Si esto ocurre, sácate un poco de leche primero para reducir el flujo a un ritmo que pueda soportar. Disfruta del contacto piel con piel durante este tiempo, ya que ayuda a mantener la temperatura corporal de tu bebé, mejora tu producción de leche y fomenta ese vínculo único entre los dos.

Amamantar: Tu nutrición es importante

Continúa con la misma dieta saludable que tenías cuando estabas embarazada, pero bebe el doble de líquido. Después de unas semanas de lactancia, tu apetito aumentará y puede que necesites añadir un tentempié o una comida saludable adicional.

Concéntrate en tomar decisiones saludables que favorezcan la producción de leche. Opta por alimentos ricos en proteínas, como carnes magras, huevos, lácteos, frijoles, lentejas y mariscos con bajo contenido de mercurio. Elige una variedad de cereales integrales como también frutas y verduras.

El consumo de una variedad de alimentos diferentes durante la lactancia cambiará el sabor de la leche materna. Esto expondrá a tu bebé a distintos sabores, que pueden ayudarlo a aceptar alimentos sólidos con mayor facilidad más adelante.

Todo esto puede parecer un reto justo cuando tú y tu pareja ya están lidiando con las exigencias de un bebé prematuro. Pero tomar la decisión de dar el pecho y seguir la rutina de extracción y alimentación se verá recompensado. Empezarás a ver cómo tu bebé gana peso y crece fuerte y sano ante tus ojos. Además de la lactancia materna, otra forma de establecer un vínculo con tu bebé prematuro y favorecer su desarrollo es practicar el contacto piel con piel. 

Fuentes