Manchas de nacimiento o hemangiomas en bebés

Las marcas rojas y planas, llamadas hemangiomas o frutillas (fresas), son las marcas más comunes en la piel de los bebés y aparecen en hasta un 2,5 % de los recién nacidos. La mayoría de los hemangiomas (que pueden desarrollarse en cualquier parte del cuerpo) aparecen dentro de las primeras tres a cuatro semanas de vida, o bien algunos se presentan desde el nacimiento.

¿Qué son los hemangiomas?

Los hemangiomas aparecen como manchas rojas planas y, con el tiempo, pueden crecer y engrosar; potencialmente su crecimiento puede durar de 10 meses a un año. Luego entran en una fase de inactividad, a la que sigue la última fase, cuando comienzan a encogerse. Aproximadamente la mitad de todos los hemangiomas desaparecen para cuando los niños cumplen cinco años y, entre el 90 y el 95 % para cuando cumplen 10 años.

Suele ser innecesario realizar tratamiento, excepto en los casos en que el hemangioma sangra frecuentemente o está ubicado en un lugar donde interfiere con las funciones corporales, como cerca del ojo o en la boca. Si tu bebé tiene un hemangioma problemático, tu pediatra o el dermatólogo pediátrico pueden hablar contigo sobre los posibles tratamientos.

Sobre el contenido aquí publicado

La información de este artículo se basa en las recomendaciones de expertos que se encuentran en fuentes rigurosas: médicas, institucionales y/o gubernamentales. En ninguna circunstancia, el contenido de esta página debe reemplazar las sugerencias médicas y/o de especialistas. Es responsabilidad del lector siempre acudir a los profesionales para obtener orientación precisa. Para más información de nuestros lineamientos editoriales, consulta el apartado Ética Editorial de Pampers®.