semanas de embarazo 14

Tu Bebé a las 14 Semanas de Embarazo

Tu bebé continúa creciendo y desarrollándose, a esta semana 14 de embarazo tiene el tamaño de un durazno. Tu pequeño pesa aproximadamente 57 g (2 onzas) y mide entre 8 y 11 cm (3,2 y 4,3 pulgadas) de largo.

Con la llegada de esta semana se inicia el segundo trimestre de gestación y con él, tu bebé está muy formado y activo dentro del líquido amniótico; además, de aquí en adelante, tu pancita irá aumentando su tamaño hasta que concluya el embarazo.

Boca inteligente

A estas 14 semanas de embarazo tu bebé puede abrir y cerrar su boca y está comenzando a hacer movimientos para tragar y succionar. ¡Estos pequeños músculos faciales realmente se ejercitan!

Listo para hablar

El esófago, la tráquea, la laringe y las cuerdas vocales están todas preparadas y listas para el primer grito fuerte luego del parto.

Formación del rostro

Ahora los ojos se han ubicado en su lugar correcto, en la parte superior de la cara, y las orejas han pasado del cuello a ambos lados de la cabeza. Hace un tiempo que las mandíbulas ya están completas y el paladar "se está cerrando", de adelante hacia atrás.

Tu embarazo a las 14 semanas

¿Aumento de apetito?

¡Finalmente! Las náuseas son una cosa del pasado y ahora es posible que te sientas un poco más hambrienta. Anímate a comer, pero recuerda seguir una dieta sana y equilibrada.

La mayoría de las mujeres embarazadas, cuyo peso estaba en el rango normal antes del embarazo, solo necesitan consumir 300 calorías adicionales por día (600 más si está embarazada de gemelos). Un rango normal puede significar tener un índice de masa corporal (IMC) entre 18,5 y 24,9.

Congestión nasal

Este síntoma puede deberse a alergias, un resfriado o puede ser otra señal del embarazo. Si su nariz a menudo se siente tapada, lo que dificulta la respiración, podría deberse a la hormona progesterona que aumenta la circulación a las membranas mucosas de la nariz y hace que se hinchen.

Esta afección se llama rinitis del embarazo y, desafortunadamente, no hay mucho que pueda hacer para que desaparezca. Mantenerse hidratada puede ayudarte a sentirte un poco mejor, y también puede intentar usar un humidificador o frotar un poco de vaselina alrededor de cada fosa nasal para que tu nariz esté menos seca. Las gotas de solución salina también pueden ayudar.

Fugas

Tal vez notes que tus senos están goteando una sustancia amarilla espesa, es calostro: el líquido que nutre a tu bebé en los primeros días después del nacimiento antes de que baje la leche materna. Aunque la fuga podría asustarte al principio, ¡tranquila! Esto es completamente normal. Para esto, puedes usar almohadillas de algodón para los senos, estos absorberán cualquier líquido que escape.

El útero no deja de crecer

Tu médico controlará el tamaño de tu útero midiendo la distancia desde el hueso púbico hasta la parte superior del útero (el fondo uterino). Generalmente, esta medición se correlaciona con la semana de gestación. En este momento, es aproximadamente de 14 centímetros por encima del extremo superior de tu hueso púbico, mientras que a las 20 semanas, será de aproximadamente 20 centímetros.

¿Sientes congestión?

La hormona progesterona es la culpable de esta afección denominada rinitis del embarazo. Esta hormona aumenta la circulación a las membranas mucosas de la nariz y hace que se inflamen. Si bien no hay muchos tratamientos, puedes utilizar un humidificador o aplicar un poco de vaselina para humectar la piel. Asegúrate de evitar los aerosoles nasales con antihistamínico.

¿Sabías qué...?

Tu bebé está haciendo movimientos de succión con la boca e incluso ¡puede chuparse el dedo! En las 14 semanas de embarazo, tu pequeño se verá cada vez más “humano” porque los ojos y las orejas ahora están en el lugar correcto de la cabeza. ¡Felicidades, estás muy cerca de llegar a la semana 15 de embarazo!