Todo sobre la dermatitis del pañal

Una de las primeras cosas que notarás es lo suave que es la piel de tu bebé. Necesita cuidado y protección.

Esa piel tan delicada tiene sus arduas funciones: le permite percibir el mundo que lo rodea y aprender sobre él, te permite a ti comunicarte con él a través del tacto, y también lo protege del entorno. Por eso es importante mantener la piel del bebé protegida y saludable.

Resulta útil saber que la irritación en la zona del pañal es una afección común: más de la mitad de los bebés de entre 4 y 15 meses tendrán dermatitis en la zona del pañal al menos una vez. Pero no te preocupes, es común que suceda, y en los casos leves se curará después de 3 o 4 días con un poco de cuidado adicional.

Primero prevenir

  • Para evitar la irritación en la zona del pañal, cambia los pañales con frecuencia. Incluso los mejores pañales necesitan cambiarse para proteger la piel de tu bebé.

  • Busca un pañal con indicador de humedad que pueda absorber heces líquidas, como Pampers Recién Nacido. Es un pañal suave que ayuda a mantener la piel del bebé protegida y seca.

Tratamiento de la irritación en la zona del pañal:

  • Cambia los pañales mojados o sucios con frecuencia para reducir la humedad de la piel.

  • Limpia con delicadeza el área del pañal con agua y un paño suave, o usa toallitas húmedas suaves, como las toallitas húmedas Pampers Sensitive.

  • Seca la piel del bebé dando toques ligeros. No la frotes. Permite que el área se seque por completo al aire.

Protege la piel:

  • Aplica suavemente una capa delgada de ungüento protector o crema con óxido de zinc o vaselina.

  • Mantén la piel seca con un pañal de buena calidad suave y absorbente, que mantenga la humedad lejos de la piel.

  • Asegúrate de que los pañales no estén demasiado ajustados, para que la humedad quede lejos de la piel.

Habla con tu médico si:

  • La irritación es grave; si la piel está en carne viva, si tiene ampollas o si sangra.

  • La irritación tiene un aspecto raro.

  • La irritación no mejora, ni siquiera con cuidado adicional.

Sobre el contenido aquí publicado

La información de este artículo se basa en las recomendaciones de expertos que se encuentran en fuentes rigurosas: médicas, institucionales y/o gubernamentales. En ninguna circunstancia, el contenido de esta página debe reemplazar las sugerencias médicas y/o de especialistas. Es responsabilidad del lector siempre acudir a los profesionales para obtener orientación precisa. Para más información de nuestros lineamientos editoriales, consulta el apartado Ética Editorial de Pampers®.