semanas de embarazo 10

Tu Bebé a las 10 Semanas de Embarazo

Estás en la semana 10, equivalentes al tercer mes, dentro del primer trimestre que termina en la semana 12 de gestación, y  te encuentras muy cerca de iniciar el segundo trimestre de embarazo. 

Tu feto de 10 semanas tiene el tamaño de una ciruela. Gracias al desarrollo de sus huesos y al crecimiento de sus extremidades, tu bebé ahora pesa cerca de 2,5 gramos y mide entre 2 y 3 centímetros (alrededor de una pulgada) de la coronilla al cóccix.

Maravillosamente tu bebé ha recorrido un largo camino en solo unas pocas semanas. Esa cabecita está tomando una forma más redonda y humana, y ahora todos los órganos internos deberían estar en su lugar y comenzar a trabajar juntos.

También, a estas diez semanas de gestación, los dedos de manos y pies de tu pequeño se van separando y comienzan a brotar las uñas; también se mueve en tu útero y nada divertidamente en el líquido amniótico. 

Escucha

En este momento, las orejas exteriores de tu bebé están en la parte inferior de la cabeza, pero se moverán al lugar correcto a medida que crezca la cabeza.

Búsqueda de la visión

A esta décima semana los ojos de tu pequeño también se están desarrollando. La estructura óptica básica está en su lugar y los párpados están comenzando a cubrir los ojos, que aún se encuentran en ambos lados de la cabeza.

El diente completo

Aunque el primer diente de tu bebé no saldrá por las encías hasta varios meses después del parto, los pequeños brotes dentarios están comenzando a formarse.

Tu embarazo a las 10 semanas

Náuseas matutinas

No estás sola si tienes 10 semanas de embarazo y todavía tienes náuseas y vómitos; pero ¡te tenemos buenas noticias! Es probable que empieces a sentirte mejor muy pronto. Las náuseas matutinas a menudo desaparecen después de que entras al segundo trimestre.

Toma en cuenta que algunas futuras mamás experimentan una forma más grave de náuseas matutinas llamada hiperemesis gravídica. Si sospechas que puedes tener esto, lo mejor es que de inmediato hables con tu médico.

Dolores de cabeza

Algunas mujeres tienen dolor de cabeza ocasional durante el embarazo. Si experimentas este síntoma, intenta descansar en una habitación oscura y aplica una bolsa de hielo en la cabeza o el cuello para ayudarte a aliviar el dolor. También comunícate con tu proveedor de atención médica si el dolor de cabeza persiste o es intenso.

Cambios de humor

Los cambios hormonales pueden influir en los altibajos que sientes cuando tiene alrededor de 10 semanas de embarazo. Quizá te sea útil distraerte charlando con amigos, viendo programas de televisión o películas divertidas, o bien date el gusto de un masaje; solo asegúrate de elegir una masajista capacitada que sepa técnicas de masaje seguras para mujeres embarazadas.

Acné

Si tienes brotes de acné ahora y no tenías antes de quedar embarazada, o si tu acné es peor ahora que antes, puede ser uno de los síntomas de tu embarazo. Lo mejor es que comentes con tu médico sobre cómo puedes combatir algunas de esas manchas e imperfecciones, y recuerda que es solo uno de esos molestos síntomas relacionados con las hormonas del embarazo que deberían desaparecer poco después de que nazca tu bebé.

Deja el hábito de la cafeína

Muchos médicos recomiendan que reduzcas o elimines la cafeína de tu dieta. La cafeína también puede contribuir a la deshidratación porque es diurético (algo que te hace orinar). Si debes tomar tu café con leche o un refresco al día, asegúrate de beber más agua para compensar la pérdida de líquido.

Información sobre la circulación

En esta etapa de tu embarazo, tu corazón empieza a bombear más sangre por las arterias. De hecho, a las 32 semanas, tendrás de 40 a 50 por ciento más de sangre en tu cuerpo, que envía gran parte de la misma hacia el útero y la placenta. Tomar medidas ahora para mejorar tu flujo de sangre puede ayudar a prevenir las venas varicosas más adelante en tu embarazo.

Caminar a diario, recostarte sobre tu lado izquierdo, levantar las piernas (con apoyo en las rodillas) y sentarte sin cruzar las piernas; todo esto puede ayudar a evitar que tu circulación se vuelva más lenta.

¿Sabías qué...?

La placenta se va formando a medida que el cordón umbilical se alarga. Tu bebé también está creciendo rápidamente, comienza a tener forma humana. ¡Los pequeños brotes dentarios comienzan a formarse e incluso las cejas están empezando a crecer!