semanas de embarazo 34

Tu Bebé a las 34 Semanas de Embarazo

En esta semana 34 de embarazo el bebé tiene el tamaño de un melón.

El descenso

Si tu bebé es un niño, en esta semana sus testículos descienden hasta el escroto. Si el escroto de tu bebé parece muy grande al nacer, no te preocupes la hinchazón se debe al líquido adicional y disminuirá luego de aproximadamente una semana.

No hay lugar

Tu bebé se mueve con menos frecuencia, principalmente porque no tiene espacio. Es interesante saber que ahora tu bebé mide 39 a 41 cm (15,5 a 16 pulgadas) de largo y con sus robustos 2,1 a 2,3 kg (4,7 a 5 libras) está apretado contra las paredes del útero. Probablemente seas buena para adivinar qué parte del cuerpo (¿el pie?, ¿el codo?, ¿el brazo?) sobresale.

Los ojos del bebé

A estas 34 semanas de embarazo, los ojos de tu pequeño son azules. El proceso de pigmentación del iris no estará completo hasta que sus ojos hayan estado expuestos a la luz durante varios días luego del parto.

Tu embarazo a las 34 semanas

Hinchazón

Probablemente tus pies, tobillos y manos estén hinchadas, esto se debe a la retención de líquidos; para contrarrestar esta situación puedes descansar tus pies manteniéndote más tiempo sentada que de pie, al sentarte procura no cruzar las piernas, eleva tus pies y, algo primordial: consúltalo con tu médico.

Estreñimiento

Las evacuaciones que son difíciles de pasar y poco frecuentes pueden ocurrir por muchas diversas razones. Cualquiera que sea la causa, ¡pueden ser muy incómodas! Para remediarlas puedes beber mucha agua, jugo de ciruelas pasas u otros jugos de frutas, así como comer alimentos ricos en fibra como frutas, verduras, pan integral y cereal de salvado.

Además, intenta caminar o hacer ejercicios suaves para ayudar a tu sistema digestivo. Finalmente, comer comidas más pequeñas y más frecuentes en lugar de unas pocas comidas abundantes, también podría mejorar tu digestión.

¿Es momento del show?

Estás muy cerca de la semana 35 de embarazo, recuerda que cada embarazo es diferente, aunque normalmente de aquí a la semana 36 la cantidad de líquido amniótico estará llegando al máximo. 

Por otro lado, ¡estás en las 34 semanas de embarazo! y es una buena idea que te familiarices con las señales del trabajo de parto. Los síntomas más comunes son:

  • Contracciones regulares que ocurren a intervalos cada vez más cortos

  • Dolor en la zona lumbar acompañado de calambres similares a los dolores menstruales

  • “Rotura de bolsa” (cuando se rompe el saco amniótico)

  • Pérdida de mucosa con sangre (que indica que el cuello del útero ha comenzado a dilatarse)

Es posible que tengas indicios de trabajo de parto unos días o incluso algunas semanas antes de dar a luz. Si experimentas alguno de estos síntomas, llama a tu médico de inmediato.

Últimos detalles del plan del nacimiento

**Probablemente has comentado a tu médico, tu pareja y a tus familiares que deseas que estén presentes en el parto. Este es un excelente momento para repasar tus preferencias con el médico o partera para refrescar su memoria y asegurarte de que todos estén de acuerdo. ¡Conoce algunos consejos sobre el trabajo de parto!

Otro de nuestras recomendaciones para que no te preocupes cuando entres en trabajo de parto, es decidir qué poner en el bolso para llevar al hospital;  revisa esta lista con cosas que tanto tú como tu pareja y el bebé necesitarán.

¿Sabías qué...?

El aumento de peso de tu bebé comenzará a disminuir en las últimas semanas del embarazo. Si un bebé recién nacido continuara creciendo a este mismo ritmo, ¡tu pequeño pesaría 90,7 kg (200 libras) para su primer cumpleaños!