A1_2

Tú estas en la semana:

lr

4 semanas de embarazo

Tu bebé a las 4 semanas de embarazo

Tu bebé tiene el tamaño de una semilla de amapola. Hacia el final de la semana, el embrión medirá cerca de 1 mm (0,04 pulgadas).

Una vez implantado en el lado del útero, el óvulo fecundado se divide en capas de células y se convierte oficialmente en un embrión. Estas células crecerán en el cuerpo de tu bebé durante el embarazo, formando el sistema nervioso, el esqueleto, los músculos y los órganos. 

El sistema de apoyo está en construcción

La placenta, el órgano similar a un disco que conecta los sistemas de tu cuerpo al del bebé, comienza a formarse y se adhiere a la pared uterina donde se implanta el óvulo. El cordón umbilical sale de un lado de la placenta. El líquido amniótico, que amortiguará a tu pequeño durante todo el embarazo, ya se está formando dentro de un saco contenedor. 

Tu embarazo a las 4 semanas

Quizás tengas una pequeña pérdida de sangre cuando su óvulo fecundado se implanta en tu útero. Esto se conoce como sangrado de implantación y es absolutamente normal. 

Llegaron los resultados

Una prueba hogareña de embarazo debería mostrar un resultado positivo gracias a la hormona gonadotropina coriónica humana (human chorionic gonadotropin, hCG) liberada por la nueva placenta. Esta misma hormona es en gran medida responsable de las náuseas, o “náuseas matutinos”, que muchas mujeres experimentan en el primer trimestre. La mayoría de las pruebas de embarazo son precisas luego de la primera ausencia del período, pero pueden darse falsos negativos. Si has tenido la ausencia de un período pero una prueba de embarazo hogareña dio negativo, es posible que quieras consultar a tu médico.

¿Sabías qué...?

¡Comienza un milagro! Tu bebé, un pequeño grupo de células, se acomoda en el revestimiento del útero y comienza a crecer rápidamente.

Consejo rápido para mamá

Desde el principio, tu bebé está creciendo y desarrollándose, así que lo que comas va afectar su desarrollo. Cada día, asegúrate de estar tomando ácido fólico (vitamina B9) y vitaminas prenatales (B12, C, D, E) que también contienen calcio y hierro. Estas vitaminas ayudarán a tu pequeño a tener un buen comienzo.

También te puede interesar: